">

 

 

 

Consultorio esoterico - hechizos, recetas mágicas e interpretación de sueños

 

 

 

Siguenos en:

Consultorio esoterico en Facebook

Consultorio esoterico en Google plus

  Consultorio esoterico en Twitter

Consultorio esoterico en Youtube

Inicio

 

 

 

Hechizos

   Hechizos de amor

   Hechizos de dinero

   Hechizos de belleza

   Hechizos de salud y remedios    caseros

   Hechizos de protección

   Ritual de limpieza y    armonización del hogar

   Hechizos para los estudios

   Recetas mágicas variadas

   Rituales contra el mal de ojo

 

Perfumes mágicos

Baños mágicos

Inciensos mágicos

 

La suerte y cómo atraerla

 

Amuletos y talismanes poderosos

 

Técnicas adivinatorias

Acutumancia

Animales

Arena

Barajas españolas

Bingo

Bola de cristal

Botanomancia

Cartas de naipes

Conchas del mar

Contemplación del agua

Contemplación del espejo

Contemplacón del huevo

Dominó

Fisignomía

Grafomancia

Humo y la ceniza

Líneas de la mano

Lunares

Numerología

Oráculo de Venus

Péndulo

Pesomancia (piedras)

Quirognomía

Rabdomancia o radiestesia

Runas

Tarot

Taza de té

Otros técnicas de adivinación

 

Quieres saber a qué santos encomendarte para cada dolencia?

  Libro de santos

 

Técnicas de desarrollo mental

La intuición

La telepatía

Las premoniciones

Visión remota

Visualización creativa

El mándala

El aura

Activación de la mente

 

Los ángeles

   El misterio de los ángeles

   Jerarquía angelical

   Cómo invocar al ángel de la    guarda

   Cómo invocar a los arcángeles

   El tarot angelical

Salmos especiales y sus Arcangeles protectores

   Cómo contactar con los    ángeles de manera natural?

 

Santos y oraciones poderosas

   Santos para encomendarse

   Salmos poderosos

   Oraciones para buena suerte

   Oraciones para protección

   El poder de la oración curativa

   Oraciones para sanación

   Santos para el trabajo y

   negocios

 

Las velas en los rituales

Cómo interpretar las velas al encenderlas y apagarlas

Rituales de amor con velas

Rituales de salud con velas

Rituales con velas para el trabajo y para negocio

 

Feng shui

Feng Shui para el negocio

Feng Shui para la oficina

Feng Shui del amor

Feng Shui del hogar

Feng Shui del bebé

 

Guía práctica para usar las pirámides de forma mágica

 

Astrologia

Horóscopo chino

Articulos sobre esoterismo

 

Enlaces

 

Consulte nuestros diccionarios esotéricos

 

Diccionario de sueños

 

Diccionario de superstición

 

Diccionario de plantas mágicas

Diccionario de piedras mágicas

 

    ¿Quieres conocer?

  rituales

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Propiedades, rituales y hechizos con mandrágora

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                                                                             

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Propiedades, rituales y hechizos con mandrágora

La mandragora  es una planta que tiene mucha historia y simbolismo dentro del mundo esotérico e, e incluso tiene propiedades curativas, pero que deben ser administradas con cuidado.

La mandragora pertenece a la familia de la belladona y habita en zonas boscosas despejadas, prados abandonados, pedregales y lugares medio en sombra. Es oriunda del sur de Europa y el Levante Mediterráneo, y su ámbito natural Incluye la India (los Hlmalayas) y China. En la actualidad se cultiva en todo el mundo en jardines donde no se produzcan heladas.

La mandragora es una planta perenne, resistente y autofecundante, que alcanza una altura de entre diez y treinta centímetros, con grandes hojas de color verde oscuro y olor fétido que crecen de su corona en roseta.

Las flores brotan del centro y cada tallo da lugar a una flor hermafrodita morada, azul o blanco verdosa que es polinizada por los insectos. Los frutos, naranjas o rojos, lisos, globulosos y carnosos, tienen el tamaño de una ciruela, contienen las semillas y poseen un fuerte aroma a manzana cuando están maduros. Lo más famoso de la mandragora son sus largas raíces marrones, parecidas a los nabos, que se hunden a gran profundidad en la tierra y pueden ser sencillas o divididas en dos o tres ramificaciones.

 

Propiedades curativas

La potencia de la M. officinalis ya era conocida por Dioscórldes, Plinlo, Josefo, Galeno y san Isidoro, y posee un largo historial de uso médico como emético, aluclnógeno y narcótico. La planta sola o en infusión alcohólica fue utilizada como anestésico en la cirugía primitiva. Sin embargo, sus raíces contienen alcaloides venenosos, como la atropina y la hiosclna, que Impiden en gran medida su uso en la herbo-logía moderna.

Hoy en día se emplea homeopáticamente para aliviar la tos y el asma; uno de sus componentes, la hiosclna, forma parte de la medicación preoperatoria normal para aliviar y reducir las secreciones bronquiales. Hace tiempo se consideraba que excitaba el delirio y la locura, pero en la actualidad se estima que calma la excitabilidad y puede ayudar a los que padecen epilepsia.

 

La mandrágora: Simbolismo esotérico, rituales y hechizos

La forma de la raíz se asemeja lejanamente a un ser humano y está Imbuida de antiguo misticismo, magia y superstición. Los sacerdotes del antiguo Egipto la combinaban con otras drogas psicoactivas para los viajes astrales.

Los griegos llamaron a Afrodita «Señora de la mandragora». Cuenta Homero en su Odisea que Circe pudo retener a Ulises gracias a esta planta,

Los hebreos bíblicos la utilizaban para combatir la Infertilidad (Génesis 30:14), y el afrodisíaco aroma del fruto aparece mencionado en el Cantar de los Cantares de Salomón (Cantares 7:13), y como el árabe luffáh o beideljinn («los huevos del genio») aseguraba la concepción.

En el año 200 aC. los cartagineses la empleaban como una forma antigua de guerra biológica. Dejaban vino atado con mandragora para que lo bebieran los Invasores romanos, lo que les dejaba insensibles. A continuación los cartagineses los asesinaban.

Flavio Josefo habla de ella en sus Antigüedades Judaicas, en el siglo I, y menciona su utilidad como afrodisiaco, recordando que en Egipto simbolizaba el amor. En la tradición medieval occidental corrió la especie de que las mandrágoras más eficaces eran las nacidas al pie del patíbulo o de la horca, atribuyéndose su lozanía y fuerza a haber estado abonadas por el semen de la última eyaculación del reo.

Nicolás Maquiavelo se hace eco de esta creencia a principios del XVI en La Mandragora; también Shakespeare en Romeo y Julieta. En torno a cómo debía ser arrancada el parecer unánime era que debía hacerse en luna llena y no por mano humana: la boca de un perro negro debía dar el último estirón para arrancarla.

Los chamanes del África negra la empleaban para hacer daño, mientras que en la Europa renacentista era llave para abrir la virtud de la mujer —su sexo— como cualquier cerradura. Su poseedor podía adquirir riquezas y honores, e incluso prolongar la vida. Todavía hoy en Santander perdura la leyenda del «tentirujo», demonio menor que se vale de esta planta para poseer a las mozas. Es término relacionado con la idea del amor. A esta «manzana del amor», como también se le llama, los clásicos atribuían un cúmulo de poderes, muchos de ellos positivos.

La Edad Media cristiana no la vio con buenos ojos y se la relacionó con el diablo, de quien se dijo que acudía al conjuro de quien lo nombrase si portaba un talismán de raíz de mandragora; de hecho, las brujas tomaban antes de acudir a los aquelarres un brebaje compuesto de raíz de mandragora, polvo de cantárida, cáñamo indio, extracto de belladona, cicuta, opio, una pizca de hachís y hojas de beleño y hierba mora, macerado todo lo cual se ponía al baño de María durante tres horas y se tomaba en una tisana que disparaba su cachondez.

Pero también tenía usos positivos: puesta una raíz de mandragora donde hubiere pendencias, éstas cesan; expulsa a los espíritus malignos de los lugares o casas donde se han hecho fuertes. Existe la creencia de que al ser arrancada la raíz de mandragora emite un ruido de queja. Hacerlo implicaba peligro: lo normal era atar el tallo a la cola de un perro para que fuera el animal quien tirando la arrancase; si el hombre lo hace acorta su propia vida.

En el Renacimiento recobró nueva vida la vieja superstición. Se dio en creer que quien encontrase una mandragora auténtica y dejase una raíz entre dos hojas de papel, sería rico. También se empleó su aceite para soldar huesos rotos. No obstante esto, Andrés Laguna, médico de Carlos V, escribe en 1555: «La mandragora ofende principalmente al cerebro, templo y domicilio del ánima». l

En la actualidad  la moderna magia neopagana (la wlcca y el odlnlsmo) todavía utilizan raíz de mandrágora.

 

 

 

Conozca también

Rituales y hechizo con el maíz

El romero y su uso mágico

La canela: Su poder mágico en el amor y para encontrar trabajo

 

 

 

                                                             

                                                                Deseas conocer tips y consejos de belleza