>>

 

 

 

Consultorio esoterico - hechizos, recetas mágicas e interpretación de sueños

 

 

 

 

Ho'oponopono: El arte de solucionar los problemas

El ho'oponopono es una técnica ancestral de Hawai utilizada por tribus originarias, que trata la resolución de los problemas. Esta tradición era practicada por curanderos llamados kahuna lapa'au y se le aplicaba a los familiares de quien padecía algún mal.

Ho'oponopono traduce "corregir un error" y se dice que esta enseñanza fue traída por seres Uuminados que llegaron a las tribus de Hawai en tiempos remotos a difundir estas prácticas, las cuales sostienen que todo lo que está afuera lo has creado tú, desde otras vidas o en esta; por lo tanto, el dolor, la maldad, el sufrimiento, la discordia, los conflictos y todo cuanto existe afuera debemos corregirlo en nosotros mismos para que deje de suceder.

Durante la década de los setenta, Morrnah Na-lamaku Simeona, reconocida como una Kahuna lapa'au (sanadora) en Hawai, adaptó esta técnica y la aplicó a los problemas y afecciones actuales de la sociedad occidental, a la que le sumó sus influencias religiosas, razón por la cual enfatizó en la oración y en el poder que la repetición de un mantra genera en nuestro inconsciente un efecto tal que también lo llevó a nuestro consciente.

Es donde nace la famosa consecución de man-tras: "Lo siento, perdóname, gracias, te amo". Al contrario de la tradición hawaiana, Simeona dice que los problemas son un karma negativo en el cual debes experimentar todo el daño que has provocado en otros, lo que en leyes herméticas comúnmente llamarían la ley de causa y efecto, y que indica que tú eres el creador de tu vida y en especial, de tus circunstancias.

Simeona también sostuvo que el propósito fundamental de esta filosofía es redescubrir y despertar la divinidad en cada uno de nosotros, atribuyendo, por ende,  una inclinación netamente espiritual a esta corrección de nuestros errores. Ella definió el Ho'oponopono como un gran legado que nos permite "desarrollar una mutua relación con la divinidad dentro de nosotros y aprender a pedir que en cada momento nuestros errores en pensamiento, palabra, acto y acción sean limpiados".

El Ho'oponopono nos sugiere que al decir el mantra de forma repetitiva, en momentos claves, activamos en nuestro interior un proceso de entendimiento, perdón y sanación de lo que nos afecta directamente, siempre y cuando éste vaya acompañado de una mirada razonable y honesta de nuestro comportamiento en ese y todos los momentos.

De nuevo esta práctica salió a la luz pública por obra del doctor Ihaleakalá Hew Len (alumno de Simeona), a quien el hospital estatal de Hawai contrató para tratar a los enfermos del pabellón de Psiquiatría, tras tener un descenso en sus empleados, pues el número de enfermos mentales por crímenes aumentaba y la permanencia en la institución se tornaba imposible. Ante la oferta, el doctor Hew Len aceptó acordando la exigencia de nunca entrar a aquel pabellón, ni ver a sus pacientes; únicamente tener acceso a sus historias clínicas con las cuales él trabajaría desde su despacho en el hospital y ofreciendo como tiempo límite de resultados seis meses.

Asombrosamente, con el paso de los meses y contra toda expectativa, los resultados empezaron a verse, pues se cuenta que muchos de los enfermos difíciles de tratar empezaron a volverse más dóciles y calmados, incluso al punto de dar de alta a pacientes que se consideraban muy peligrosos. La justificación que argüyó el doctor Len a esta situación fue la práctica del Ho'oponopono. Según él, su proceso consistió en estudiar caso por caso y buscar el problema o conflicto de cada uno de sus pacientes en sí mismo, a través del perdón, del amor y del entendimiento de cómo él provocó esta situación o dolor que trataba.

Hoy en día, este método de sanación se practica no solo en el rango familiar, sino que se aplica para ámbitos personales, e incluso empresariales, por quienes lo ejercen como profesión.

Esta practica invita a sanarnos de dolores del alma, de los bloqueos mediante una búsqueda netamente interna, a través de la calma y la aceptación de que el origen y la razón de tal problema o conflicto residen única y exclusivamente dentro de nosotros mismos, en nuestros actos y pensamientos; el Ho'oponopono propone que no hay nada afuera haciéndonos algo, somos nosotros mismos rodando entre recuerdos de dolor y de tristezas, que deben ser desechados y evaporados de nuestra memoria y, por consiguiente, del colectivo.

 

El origen ancestral de las enfermedades

Existe la teoría que nuestras afecciones físicas son la acumulación de dolores en el alma o el corazón, noción que ha sido desarrollada y transmitida por infinidad de corrientes, de generación en generación desde ancestros indígenas hasta líneas de la psicología moderna. De igual forma, ha sido ignorada y callada por la medicina moderna hasta hace muy poco.

La escritora Louise Hay, en su libro "Usted puede sanar su vida", sostiene que el origen de nuestros sufrimientos proviene de nosotros mismos y que de la retención interna de decepciones, vacíos, depresiones y nostalgias nacen nuestros dolores y enfermedades físicas. Advierte, además, que la importancia y resolución que le atribuyamos a nuestros resentimientos y traumas dependen de la fortaleza y satisfacción de nuestra existencia en todos los campos.

Esto no es algo nuevo en absoluto, es una creencia que testimonian tribus hopis, lakotas, egipcias, etc. Algunas en Oceanía consideran que las enfermedades provienen de malas conductas sexuales o de la ira, mientras que en Polinesia se dice que son nuestros errores en la vida (los hará) los que provocan las enfermedades.

El hinduismo cree que nuestros padecimientos físicos o espirituales correspondenúnica y exclusivamente a nuestras propias acciones malas, ya sea de esta o anteriores vidas. Clanes paganos europeos piensan que son nuestras equivocaciones las que enojan a sus dioses y sus castigos llegan en forma de enfermedades o desdichas.

Algunos aseveran que son las malas decisiones que invocan dioses malignos en el espíritu y otros consideran que es la culpa misma de nuestros pesares los que originan los padecimientos.

La función principal del Ho'oponopono es sanarnos de esos dolores y tristezas que acumulamos en el cuerpo; esta práctica desecha por completo la idea no solo de que todos aquellos recuerdos y memorias dolorosas con el tiempo se desvanecen en el olvido, sino, por el contrario, se acumulan en nuestro cuerpo en forma de locura, depresiones, cánceres y mil tipos de dolencias.

 

Mis problemas son por culpa de otros

Y, ¿qué sucede cuando sentimos que todas nuestras tristezas se deben a otras personas? ¿Cómo curo el dolor que otro me generó? ¿Por que he de perdonar a alguien que no es consciente o no le importa el dolor que causó en mí? Es muy frecuente y bastante fácil estar en la dicotomía de querer sanarnos y de encontrar armonía, pero no hallarla debido a lo que otro me hizo o lo que otro me provocó. Por ello, este arte habla de amarse a sí mismo, y de cuan fácil resulta culpar a otro por lo que nos pasa, culpar al prójimo por nuestras tristezas y rencores, culpar para no permitirnos liberarnos de algo que nos ata, puesto que atribuir culpas a otro es más fácil que hacernos ciento por ciento responsables de nuestras afecciones.

El Ho'oponopono invita a un camino no más fácil, pero sí más certero, donde cada uno de nosotros se haga responsable de absolutamente todo lo que sucede en nuestras vidas. Esa traición, esa deslealtad o esa mentira no provienen del otro, sino de algo que en el pasado sembramos o ahora generamos con nuestros pensamientos, acciones y sentimientos hacia otros y con nuestra propia vida.

 

 

Ciento por ciento de responsabilidad

Muchos filósofos desarrollan esta idea basándose en lo conveniente y sencillo que puede resultar mostrarnos y sentirnos como víctimas, ya que afirma: "Nos encanta el drama, la victimización y la preferencia que podemos darle al drama en nuestra existencia dejando de lado la acción y una posición más activa ante nuestras caídas".

Se trata, entonces, de crear en nosotros mismos una percepción diferente de los desafíos de la vida mediante la gratitud, el amor y el perdón. Y aquí es donde comienza el efecto del mantra "perdón, lo siento, gracias, te amo"; pues Katz asegura que para detener las historias, las creencias, los prejuicios de nosotros mismos, el primer paso es encontrarnos y amarnos de verdad. Lo cual no significa resistir o dejarnos maltratar o abusar, significa tomar cada problema desde el amor, desde la comprensión, desde el punto base de que ese mismo conflicto reside en nosotros también y que primero debe ser sanado en nuestro interior antes de esperar que se resuelva en tu igual.

De acuerdo con Hew Len, todo lo que nos sucede es una proyección de nosotros mismos en el plano externo, asemejándose a la corriente filosófica del solipsismo, con la diferenciación de que en lugar de negar la existencia de los demás, atribuimos sus defectos y dificultades a nosotros mismos como una réplica de eventos. Es decir que el Ho'oponopono parte del hecho de que tu conciencia es un fragmento de un todo, al igual que la conciencia de cada ser viviente. De tal modo que al limpiar un conflicto en ti, no solo estás borrándolo de tu registro mental, sino que de igual forma estás limpiándolo en el inconsciente colectivo al que perteneces. Esta idea se le conoce también como el "efecto del centesimo mono" en los estudios de la biología.

 

Cómo practicar el ho'oponopono

Aquí te traemos algunas pautas básicas y esenciales de esta corriente para iniciar un autocamino de sanación y autorreconciliación contigo mismo y tu entorno:

• Repite el mantra "lo siento, perdóname, gracias, te amo" tantas veces como sean necesarias, en la circunstancia que te incomode, pensando en la persona con la cual tengas un conflicto o disputa, o dirigiéndote a tu divinidad. Repítelo completo o utiliza sólo la parte que nazca en ti repetir, si es una sola palabra o dos o las cuatro; manten presente el ejercicio constantemente de repetirlo para ti y tu corazón cuando oras, cuando te comunicas con tu ser interno y en esos momentos de duda, dolor o conflicto.

• Cada vez que algo no te guste, te incomode, te moleste o te perturbe, ya sea una situación o actitud de otra persona, en lugar de intentar cambiar o evadir lo que sucede afuera, pide en oración que se sane esa parte de ti que creó tal problema, pues el que no lo veas o no lo entiendas no significa que no esté dentro de ti.

• Libérate de la idea preconcebida de que eres una víctima, deja el drama atrás..

 

Conozca también

Cómo conquistar a cada signo

Cómo atraer suerte por signo

Los signos y los negocios

Comidas afrodisiacas

 

 

 

Deseas conocer tips y consejos de belleza

 

Ho'oponopono: El arte de solucionar los problemas

 

 

 

Cómo atraer el buena suerte

Siguenos en:

Consultorio esoterico en Facebook

Consultorio esoterico en Google plus

  Consultorio esoterico en Twitter

Consultorio esoterico en Youtube

Inicio

 

 

 

Hechizos

   Hechizos de amor

   Hechizos de dinero

   Hechizos de belleza

   Hechizos de salud y remedios    caseros

   Hechizos de protección

   Ritual de limpieza y    armonización del hogar

   Hechizos para los estudios

   Recetas mágicas variadas

   Rituales contra el mal de ojo

 

Perfumes mágicos

Bmess mágicos

Inciensos mágicos

Aceites mágico

 

La suerte y cómo atraerla

 

Amuletos y talismanes poderosos

 

Técnicas adivinatorias

Acutumancia

Animales

Arena

Barajas espmeslas

Bingo

Bola de cristal

Botanomancia

Cartas de naipes

Conchas del mar

Contemplación del agua

Contemplación del espejo

Contemplacón del huevo

Dominó

Fisignomía

Grafomancia

Humo y la ceniza

Líneas de la mano

Lunares

Numerología

Oráculo de Venus

Péndulo

Pesomancia (piedras)

Quirognomía

Rabdomancia o radiestesia

Runas

Tarot

Taza de té

Otros técnicas de adivinación

 

Quieres saber a qué santos encomendarte para cada dolencia?

  Libro de santos

 

Técnicas de desarrollo mental

La intuición

La telepatía

Las premoniciones

Visión remota

Visualización creativa

El mándala

El aura

Activación de la mente

 

Los ángeles

   El misterio de los ángeles

   Jerarquía angelical

   Cómo invocar al ángel de la    guarda

   Cómo invocar a los arcángeles

   El tarot angelical

Salmos especiales y sus Arcangeles protectores

   Cómo contactar con los    ángeles de manera natural?

 

Significado de los nombres

Letra A - B                

Letra C - D               

Letra E - F              

Letra G - I               

Letra J - L

Letra M - N

Letra O - Q

Letra R - Z

 

Santos y oraciones poderosas

   Santos para encomendarse

   Salmos poderosos

   Oraciones para buena suerte

   Oraciones para protección

   El poder de la oración curativa

   Oraciones para sanación

   Santos para el trabajo y

   negocios

 

Las velas en los rituales

Cómo interpretar las velas al encenderlas y apagarlas

Rituales de amor con velas

Rituales de salud con velas

Rituales con velas para el trabajo y para negocio

 

Feng shui

Feng Shui para el negocio

Feng Shui para la oficina

Feng Shui del amor

Feng Shui del hogar

Feng Shui del bebé

 

Consulte nuestros diccionarios esotéricos

 

Diccionario de sueños

 

Diccionario de superstición

 

Diccionario de plantas mágicas

Diccionario de piedras mágicas

 

    ¿Quieres conocer?

  rituales

 

 

     

     

          

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                                                                             

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CCT